Publicado el Deja un comentario

TELA DE GABARDINA

La tela de gabardina es un tejido de algodón, lana o fibra sintética de consistencia apretada, caracterizada por tener una cara lisa y una acanalada en diagonal.

Por ser relativamente impermeable al aire y al agua, se emplea habitualmente en la confección de ropa de abrigo.

Estrictamente hablando, la gabardina no es el nombre de la tela, sino el método de fabricación. Todo el secreto está en la técnica de fabricación: el tejido especial de los hijos, su grosor, el grado de ajuste, etc.

Fue creada por Thomas Burberry en 1880 cuando conoció a un pastor de su región, cuya chaqueta se volvía impermeable por el producto utilizado en el baño de las ovejas. Registró la patente en 1888, lo que le permitió la fabricación exclusiva hasta 1917. Actualmente muchas gabardinas se trabajan en este material, tomando el nombre de ”burberries” en el Reino Unido.

Las prendas confeccionas en este material comenzaron a ser utilizadas por las tropas de Garibaldi y fueron también usadas por los soldados ingleses durante la Primera Guerra Mundial.

A lo largo de los años 30 y 40, algunos actores de Hollywood comenzaron a poner de moda esta tela. Especialmente en papeles de tipos duros y de gangsters. Con el paso del tiempo, se popularizó también para el resto de la población, masificándose su uso, tanto para prendas de vestir de hombres como de mujeres.

Una de las primeras figuras del Star System de Hollywood en poner la gabardina de moda fue Humphrey Bogart, en particular en la icónica película de Casablanca.

Hoy en día, la tela de gabardina es muy utilizada por la industria de la moda, y también vinculada a la decoración de interiores.

Una de las cualidades principales de la gabardina es su impermeabilidad, tanto al agua como a la acción del aire. Por eso, se la puede ver como materia prima en la confección de prendas de abrigo; vestidos, chaquetas, trajes de sastre…

La gabardina es considerada como una de las telas más nobles en el mercado actual. Es por eso que son cada vez más los consumidores directos de optan por este material. Ofrece una excelente protección, genera una hermosa sensación al tacto, además de que garantiza acabados estéticos ideales.

Se caracteriza por:

  • Ser opaca o brillante, normalmente se suele encontrar teñida de algún color sólido, tanto en sus piezas como en su hilo para generar rayas o cuadros.
  • Los hilos de esta tela son tejidos de forma diagonal en un ángulo de 45 a 70 grados.
  • La trama o relleno de la gabardina están en la parte posterior, por los que no es visible desde el frente de las prendas confeccionadas.
  • Con el paso del tiempo y del uso, la gabardina conserva su forma. No se arruga con facilidad, siendo muy duradera.
  • Cuando es de muy alta calidad, la gabardina usa hilos de lana de dos capas, que además suelen ser muy suaves.
  • Es un tipo de material que se puede encontrar en diversos pesos, calidades y fibras.
  • En algunos casos, la gabardina puede ser también 100% poliéster texturizado o, en otros casos, una mezcla entre poliéster y algodón.

Cuidados

Antes de confeccionar alguna prenda es necesario hacer un prelavado de la tela. Se recomienda lavarla a mano, o en lavadora con un ciclo muy bajo. Se recomienda el secado al aire libre, y sin que reciba el sol directo. El planchado debe realizarse con la plancha tibia, y en lo posible usar un paño de protección entre la plancha y la tela para evitar que salgan ”brillos”.

Cómo cortar la tela

Para el momento de l corte, la tela debe de estar planchada, eliminando todos los pliegues posibles para no distorsionar la tela al cortarla. Para guiar el corte, puede marcarse con alfileres, clips, o tiza.

Cómo coser la tela

Este tipo de tela es fácil de coser, pero se complica un poco en el momento de hacerle presión. Es recomendable usar un margen de costura de 2.5cm en lugar de la costura estrecha que se usa normalmente.

Se debe evitar el uso de varias costuras unidas, puesto que proporciona mucho volumen.

Para obtener mejores resultados, es conveniente realizar los dobladillos a mano.

Ideal usar hilo de rayón y una aguja más fina (90/14), especialmente para los ojales.

Deja un comentario